Tratando de entender la predestinación

Lo entiendo de esta manera. Abre tu Biblia a la primera página. Génesis capítulo 1 explica lo que Dios hizo en el principio del tiempo, cuando estableció el tiempo. ¿Qué hay en la página opuesta de Génesis capítulo 1 en su Biblia? En la Biblia que uso principalmente, hay una tabla de contenidos. Imagina esa página opuesta al capítulo 1 de Génesis que representa la eternidad, antes de que Dios creara algo.

Ahora imagina tu nombre y el mío en esa página frente al capítulo 1 de Génesis. Eso representaría la idea de que en la eternidad, antes de que Dios comenzara su obra de creación, él amablemente eligió a personas para ser parte de su familia. Esa elección no se debió a nada de lo que Dios vio en las personas; él no miró hacia el futuro y eligió a las personas para que fueran suyas porque vio lo que resultarían ser. La predestinación se debe enteramente a la gracia de Dios, a su amor inmerecido.

Después de elegir gentilmente a las personas para que sean suyas, Dios se encarga de que esas mismas personas entren en contacto con su evangelio, lleguen a la fe salvadora en Jesús y se mantengan en esa fe salvadora hasta que sus vidas en la tierra lleguen a su fin (Romanos 8:28-30).

La Escritura habla solo de una predestinación, o elección, a la salvación. No hay contrapartida como una predestinación a la condenación, ya que Dios deja en claro que él quiere que todos sean salvos (1 Timoteo 2:4; 2 Pedro 3:9).

Si bien la predestinación desafía nuestra comprensión, pretende ser un consuelo para nosotros. El consuelo es que nuestra salvación – de principio a fin-es enteramente obra de Dios. Y cuando la salvación es obra de Dios y no nuestra, de ninguna manera, hay absoluta certeza al respecto.

Así que, la próxima vez que leas Génesis capítulo 1, mira la página opuesta y visualiza tu nombre allí. Eso te dará otra razón para alabar a Dios por su amor misericordioso.

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.