MON-125 ¿Puede un Brote de Lupus Causar Diabetes Tipo 1?

Introducción: El síndrome poliendocrino autoinmune (IA) tipo 2 (APS-2) es una asociación de afecciones autoinmunes caracterizadas por al menos dos de las siguientes tres afecciones: diabetes mellitus tipo 1 (DM), tiroiditis por IA e insuficiencia suprarrenal primaria. La APS-2 es poligénica, afecta más a las mujeres que a los hombres, generalmente se presenta en la edad adulta y es el resultado de la pérdida de tolerancia inmunitaria, donde las células T se vuelven autorreactivas con la infiltración linfocítica resultante y la disfunción de los tejidos y órganos afectados. Los autoanticuerpos circulantes pueden confirmar el diagnóstico. La APS-2 está asociada con otras afecciones relacionadas con la IA (enfermedad celíaca, insuficiencia ovárica primaria, lupus eritematoso sistémico (LES), artritis reumatoide, vitiligo, alopecia, miastenia grave y gastritis por IA). Describimos el caso de una mujer con LES de larga data que inicialmente no se reconoció como síndrome APS-2 y sus trastornos asociados. Caso: Mujer de 62 años con antecedentes de LES complicado por afectación pulmonar y renal, hipotiroidismo, anemia hemolítica por IA, fenómeno de Raynaud, fibromialgia, fue remitida a endocrinología por empeoramiento de la hiperglucemia. Paciente con diagnóstico previo de diabetes mellitus (DM) tipo 2; tratado con metformina. Estaba tomando prednisona crónica en dosis variables (5 mg dos veces al día a 60 mg al día) dependiendo de la actividad del LES. Los niveles de glucosa en sangre aumentaron significativamente cuando se aumentó la dosis de esteroides debido a neumonitis por Lupus, y posteriormente desarrolló anemia hemolítica autoinmune con una disminución de hemoglobina de 12,7 g/dL (normal=12,0-16,0) a 5,8 g/dL en menos de un mes. La hemoglobina glucosilada había aumentado de 5,7% a 8,0% con valores de glucosa en sangre de hasta 400 mg/dL, mientras estaba hospitalizada. Se asumió que la resistencia a la insulina había empeorado debido a altas dosis de esteroides de metilprednisolona 125 mg cada 8 horas. Luego comenzó con insulina basal y en bolo. Aunque previamente fue negativo, el anticuerpo de ácido glutámico descarboxilasa (GAD65) se volvió positivo, lo que sugiere DM tipo 1. Discusión: Aunque hay informes de LES asociados con la APS-2, los médicos deben vigilar otras endocrinopatías autoinmunes, como la DM tipo 1, la tiroiditis autoinmune y la insuficiencia suprarrenal. El tratamiento crónico con esteroides puede inducir a error a los médicos al suponer que un paciente está desarrollando una resistencia a la insulina creciente debido a los esteroides, y no hacer un diagnóstico correcto de DM tipo 1 recién desarrollado. Una observación interesante hecha en este caso es también la línea de tiempo de la exacerbación del lupus y el desarrollo de la DM tipo 1 y las otras complicaciones asociadas: anemia hemolítica autoinmune y neumonitis lúpica. Se podría plantear la hipótesis de que el aumento de la autorreactividad del sistema inmunitario del paciente presagiaba un brote de LES y podría haber sido responsable de la producción de anticuerpos adicionales (GAD65) que condujeron al desarrollo de DM tipo 1.

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.